sábado, 3 de noviembre de 2012

Mis pequeños Mowglis

Levantarse cuando uno abre los ojos sin más horarios, llevar sólo puesto un bañador y de vez en cuando una camiseta (cuando hace fresco), hacer todas las comidas al aire libre. Montar en bici, correr, trepar los árboles, marisquear, trotar sobre las rocas, nadar, ir a la huerta, arrancar las zanahorias y comerlas a bocados. No entrar en la casa hasta caer totalmente rendido del agotamiento.
¿Cómo cambias una vida así después de casi 3 meses?
Levantarse cuando suena el despertador, vestirse con calzoncillos, camiseta, pantalón, calecetines, botines. Desayunar-comer-cenar sentado en la mesa del comedor (la merienda por ahora al aire libre entre juegos). Montar en bici sólo un ratito los fines de semana, correr (sí en el cole y en el parque), trepar los árboles (como no sea las farolas de la calle). Hacer fichas, comprar material para el cole, jugar en una habitación. Ir a la cama a una hora prudente para levantarse al día siguiente temprano.
Hemos pasado de la amplitud de la playa a la minimidad de mi mini-casa. De la libertad del campo, al peligro de una ciudad. Del disfrute de un día entero a unas pocas horas libres. Del cielo como techo a 4 paredes y un techo por habitación.
Y cómo hacerlo sin volverse loca ni locos?
 
Quien sepa la respuesta que me la dé, porque aún estamos en periodo de adaptación, tanto los Mowglis como la loba madre!!    
 
 
Supongo que todo es cuestión de paciencia, respirar hondo, y sobre todo de tiempo, mucho tiempo.
Lo lograremos??   Síiii, hombre como no!!
 
Tenemos 9 meses por delante antes de volver a nuestra "selva" particular el próximo verano.  ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario