sábado, 3 de noviembre de 2012

Cuéntame un cuento

...cuéntame un cuento y verás que contento me voy a la cama y tengo lindo sueños.... Puf!! Qué mal lo hace, mirala si está ahí reventá, tirá en el suelo. Vamos tiene tan poco arte que ni yo me creo la historia que me está contando. Nada, tendré que bajar de la cama y ponerme yo a leer el cuento seguro que le echo más gracia a la cosa....pero...si yo no sé leer, apenas sé hablar...sólo digo palabras y a veces frases de dos palabras (todo un logro!)...... Es lo que debió pensar mi hijo el pequeño la otra noche cuando les estaba leyendo el cuento. A la tercera página, se levantó y me dijo: "Mamá no, mia".
Su imaginación iba muchísimo más rápido que sus palabras, con un lenguaje verbal totalmente ininteligible leyó el cuento, pero...nos enteramos perfectamente de todo, ¡¡¡cómo para no enterarse!!!
Una imagen vale más que mil palabras y él, entre las muecas de la cara, los gestos de los brazos, el cuerpo balanceándose, lo estaba diciendo todo. Pensé para mis adentros "Este va a poner de moda otra vez el cine mudo, ¿cómo se puede ser tan expresivo?".
Ya en el salón se lo comenté a MM mi marido: "Hija si es que a veces eres un robot, haces la cosas de forma totalmente mecánica, y ¿tú te crees que no se dan cuenta?". A veces damos un mensaje confuso, nuestras palabras no son coherentes con nuestros gestos, actos...pero....es que somos humanos!!!
...cuéntame un cuento y verás que contento me voy a la cama y tengo lindos sueños....
Mi hijo me contó un cuento, y vió como me fui contenta y tuve lindos sueños, tranquila porque les apasiona la lectura, porque devoran historias maravillosas y abren su imaginación a mundos extraordinarios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario