sábado, 3 de noviembre de 2012

Las nuevas tecnologías aplicaciones educativas para el iPad

Como padres buscamos siempre lo mejor para nuestros hijos, sobre todo en el tema de la educación.
Los más tecnológicos sabemos que el iPad ofrece infinitas posibilidades para el aprendizaje de nuestros hijos. Pero a la vez nos volvemos locos buscando las aplicaciones adecuadas.
Hace tiempo recibí un mensaje de Cappaces. La solución a mis quebraderos de cabeza, ofrecen las aplicaciones más idóneas para nuestros niños.
Como madre de un niño con Síndrome de Down, la tecnología me facilita mucho el tema de la lecto-escritura, dibujo, etc. Y en Cappaces he encontrado bastantes aplicaciones muy útiles.
Os dejo el enlace y os recomiendo que le echéis un vistazo a la página:                                                                                                  
                                                                       presentacion-de-cappaces

Me gustaría agradecerles esa ayuda altruista que ofrecen a los demás padres. Ese compartir con los demás sus herramientas, conocimientos. Ese facilitarnos la tarea de ayudar a nuestros niños a aprender.
Desde aquí, mis gracias por enviarme ese mensaje y sobre todo por haber creado ese blog tan útil para tantos.  

Mis pequeños Mowglis

Levantarse cuando uno abre los ojos sin más horarios, llevar sólo puesto un bañador y de vez en cuando una camiseta (cuando hace fresco), hacer todas las comidas al aire libre. Montar en bici, correr, trepar los árboles, marisquear, trotar sobre las rocas, nadar, ir a la huerta, arrancar las zanahorias y comerlas a bocados. No entrar en la casa hasta caer totalmente rendido del agotamiento.
¿Cómo cambias una vida así después de casi 3 meses?
Levantarse cuando suena el despertador, vestirse con calzoncillos, camiseta, pantalón, calecetines, botines. Desayunar-comer-cenar sentado en la mesa del comedor (la merienda por ahora al aire libre entre juegos). Montar en bici sólo un ratito los fines de semana, correr (sí en el cole y en el parque), trepar los árboles (como no sea las farolas de la calle). Hacer fichas, comprar material para el cole, jugar en una habitación. Ir a la cama a una hora prudente para levantarse al día siguiente temprano.
Hemos pasado de la amplitud de la playa a la minimidad de mi mini-casa. De la libertad del campo, al peligro de una ciudad. Del disfrute de un día entero a unas pocas horas libres. Del cielo como techo a 4 paredes y un techo por habitación.
Y cómo hacerlo sin volverse loca ni locos?
 
Quien sepa la respuesta que me la dé, porque aún estamos en periodo de adaptación, tanto los Mowglis como la loba madre!!    
 
 
Supongo que todo es cuestión de paciencia, respirar hondo, y sobre todo de tiempo, mucho tiempo.
Lo lograremos??   Síiii, hombre como no!!
 
Tenemos 9 meses por delante antes de volver a nuestra "selva" particular el próximo verano.  ;-)

Actividades y un volcan

Aunque esté en la playa, no estoy tranquilita tumbada al sol, ni siquiera estoy en una buena butaca leyendo un libro. Que va!! Estoy rodeada de "pequeño Hulk" (3 años), "supergüeroe" (5 años), "todorosa" (6 años), "yasoymayor" (7 años), "mibiciesunamotogp" (8 años), "yodeesopaso" (11 años), "prealteracionhormonal" (12 años), "tunomeentiendes" (14 años).
Y cuando tienes un poco de todo, no hay más remedio que inventar y reutilizar los juegos de toda la vida. Después de un mes, te quedas sin ideas, bloqueada y entonces se organiza un "Pase de modelo". Una buena idea incluso para la de "yodeesopaso" que se vuelve loca probandose pareos, sombreros y collares.
Pero de repente aparecen dos "estrellasdecine" y lo revuelven todo. Tanto, tanto que se les ocurre ni más ni menos que hacer UN VOLCAN!!. La idea no solo no es mala sino que divertida, cooperativa, educativa de todo. GENIAL!! Lo malo empieza cuando los "estrellasdecine" traen petardos...ahí es cuando tienes un volcán de los de verdad!!
Empieza a explotar, a salir humo y chispitas...empiezan los "pequeñoHulk" y "supergüeroe" a gritar encantados, las "todorosa" a saltar, el "mibiciesunamotogp" a hablar tan rápido que ni se le entiende. Todos, absolutamente todos disfrutamos como enanos!!
Ya sabéis un Volcán y todos a disfrutar!! Foto: Isabel Trujillo

Alas para volar

Dale alas para volar y recoger del cielo todo lo que es verdad y lo que sabe a bueno…(Rafa Serna)
Confianza es una virtud fundamental en la educación de nuestros hijos, sin embargo choca constantemente con otra Protección.  No es que no confiemos en nuestros hijos, es que a veces, la protección que tenemos con ellos ahoga, casi anulando, nuestra confianza en ellos.
Como madre tengo total Confianza  en que al experimentar, vivir, descubrir aprenden y se hacen más fuertes, más seguros, más mayores. Confianza en que son capaces de entender, comprender incluso de asociar las ideas más complicadas. Confianza en que pueden moverse, y moviéndose de todas formas descubren su cuerpo, su fuerza, incluso la geometría, el espacio, hasta la geografía. Confianza en que experimentando y arriesgando llegan a las conclusiones en las que se apoyan las teorías que más tarde tendrán que estudiar.
Sin embargo, a veces me puede el afán de Protección  para que  no se hagan daño, no se quemen, se ahoguen. Protección porque son aún pequeños para entender cosas que duelen, que entristecen, que te hacen madurar. Protección para que no se caigan partiéndose algún  hueso o teniendo que lucir alguna cicatriz de por vida. Protección porque como ya lo estudiarán para que experimentar y arriesgar ahora.                                      
Espero seguir teniendo la Confianza suficiente en mis hijos para que no se queden sin esa experiencia que les hubiera ayudado a crecer. Espero que el día de mañana mis hijos digan orgullosos que confié tanto en ellos, en sus posibilidades, en sus capacidades que les di Alas para Volar.
Con una sonrisa enorme donde cabe el universo y unos ojitos rajaos que te quieren comer a besos. Dale alas para volar y recoger del cielo todo lo que es verdad y lo que sabe a bueno (Rafa Serna)
 
Mi Pequeño Querubín. Alas para volar Rafa Serna Foto: Belén Nuñez

“Mi mamá me mima”

Mi mamá me mima” ¿Quién no ha leído esa frase una y otra vez en las cartillas de lectura?
Creo que de mi generación muchos, muchísimos hemos empezado a leer con esa frase.
Ya sé que rima y que es la frase bandera para aprender la “m”, pero aún creo que hay una frase mucho mejor: “Mi mamá me quiere”. Sí señor, seguro que los niños aprenderían muchísimo más rápido a leer con esta frase que la anterior. El otro día mi hijo el mayor me dijo: “Mamá tú no me quieres”. Así tal cual me lo soltó y me dolió en lo más hondo de mi corazón. Estaba intentando montarse en la bici de la prima que es bastante más grande que la suya. Me dijo que le subiera a la bici y que ya él pedaleaba solo. Ahora que voy a decir mi respuesta vais a pensar todos que realmente no quiero a mi hijo y que vaya saboría de madre que soy: “No, busca la forma de subirte tú solo”. Lo intentó de varias maneras y al ver que no podía me soltó eso de “mamá tú no me quieres”…Ahí, una lanza directa directita pal corazón, ea sin más…Aguantando la lágrima (ya sé, últimamente estoy así como la mar de susceptible), le dije que buscara algo donde apoyarse y así poder subirse y que ese mismo apoyo le serviría para bajarse. Miró alrededor y lo vió, la pared así de sencillo y de fácil. Después de pasarse horas subiendo, pedaleando y bajando de la bici “más grande que yo” como decía él, me vino con una sonrisa de oreja a oreja y me dijo: “Mamá soy guay, has visto que bien monto en la bici super grande?”
Le sonreí  corroborando su afirmación, con lo que siguió: “Mamá, tú eres más guay!!, porque yo lo he hecho solito”.
No sólo la lagrimita volvió a lo más profundo de ahí dentro, sino que una vez me alegré de dejarle a él actuar. Que pensara por si mismo, reflexionando, cavilando como podría hacerlo, y al final lograra él sólo encontrar la forma de hacerlo:  La autoestima es seguridad y confianza en uno mismo.
 
Foto: Belén Nuñez